lunes, 13 de marzo de 2017

#anticipaUS #Dialogos (I) Luis Rojas Marcos @unisevilla. Sevilla New York


¿Sabias que el optimismo es el motor de la creatividad?, ¿que cuando pensamos en el placer la primera imagen que se nos viene es el sexo?, ¿que la incertidumbre nos atemoriza mas que un peligro concreto?, ¿que estamos diseñados para ser felices?, ¿que una alta autoestima no es necesariamente saludable?, ¿que el olvido es el regalo de la memoria?
Luis Rojas Marcos. Presentación libro "Todo lo que he aprendido".
 

Para continuar con nuestra serie sobre el proceso  iniciado para la redacción del plan estratégico en la Universidad de Sevilla,  y del que ya hablamos en dos posts, concretamente el  jueves, 17 de noviembre de 2016 #anticipaUS Anticipa. Plan Estratégico de la Universidad de Sevilla (2016-2025) @unisevilla #sevillaHoy y el domingo, 1 de enero de 2017 la palabra justa #AnticipaUs Vivre sa vie (diálogo con el filósofo subtitulado) ... the truth ...la post-verité Diccionario Oxford hoy traemos a este espacio una de las actividades de dicho plan,  llamada "Diálogos" y que en la web del proceso "Anticipa " nos presentan así :


"CONOCER LA OPINIÓN DE UNIVERSITARIOS DE RECONOCIDO PRESTIGIO SOBRE LOS ASPECTOS MÁS SOBRESALIENTES DEL FUTURO DE LA UNIVERSIDAD, CONSTITUYE UNA EXCELENTE FUENTE DE INFORMACIÓN. LOS DIÁLOGOS ANTICIPA PERSIGUEN ESTE OBJETIVO. A TRAVÉS DE UN FORMATO ÁGIL Y DIFERENTE, CONVERSAREMOS PÚBLICAMENTE CON PROFESORES Y ORGANIZACIONES SOBRE DIVERSOS ASPECTOS DE LA VIDA UNIVERSITARIA."



En este caso traemos a Luis Rojas Marcos , el primer diálogo. Ya en otros posteitos iremos comentando las intervenciones, baste hoy con presentársela

De momento le dejamos un extracto de su biografía:

En 1958 fundó con un grupo de amigos el Cuarteto Yungay (nombre de un pequeño pueblo de Perú), el primer conjunto musical andaluz, en el que tocaba la batería. Durante los próximos cinco años combinó los estudios de bachillerato con las actuaciones del popular .

Desde muy joven tuvo vocación de médico fomentada por las historias que su madre le contaba sobre su abuelo materno, médico rural en Santander.

En 1968, a los veinticuatro años y recién icenciado en Medicina por la Universidad de Sevilla, emigró a Nueva York, donde reside desde entonces y se dedica a la medicina, la psiquiatría y la salud pública.Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Bilbao (1975) y en Ciencias Médicas por la Universidad del Estado de Nueva York (1977), se especializó en psiquiatría en el Hospital Bellevue y la Universidad de Nueva York (1969-1972).


En 1972 fue premiado por el Instituto Nacional de Salud Mental estadounidense con una beca de tres años para investigar los efectos de la barrera del lenguaje en inmigrantes enfermos mentales que tenían dificultad en expresarse en inglés. Sus estudios pioneros demostraron por primera vez que la barrera del lenguaje distorsiona la comunicación de estos inmigrantes con los médicos, hasta el punto de que los exámenes realizados por psiquiatras sin ayuda de intérpretes en inglés no son fiables y dan lugar a diagnósticos inexactos y tratamientos erróneos. Sus investigaciones fueron publicadas en las revistas científicas más prestigiosas de Estados Unidos.2

La divulgación de los resultados, unida a su trabajo para concienciar a los legisladores del problema, lograron que el Municipio de la ciudad de Nueva York promulgara la Ley de Intérpretes en las Urgencias, por la que se obliga a todos los hospitales de la ciudad a disponer de intérpretes para que los médicos puedan comunicarse con los pacientes inmigrantes que no hablan inglés en su lengua materna.3

En 1981, fue nombrado por el alcalde de Nueva York, Edward Koch, Director de los Servicios Psiquiátricos de los once hospitales generales, servicios de urgencias y ambulatorios de la gran urbe. En esos años, las ciudades estadounidenses y europeas empezaban a sufrir las duras consecuencias del cierre apresurado y masivo de hospitales psiquiátricos, siguiendo las políticas de desinstitucionalización. Por ejemplo, en 1955 los psiquiátricos estadounidenses albergaban 552.150 enfermos crónicos graves mientras que en 1980 sólo sumaban unos 150.000, pese a la escasez de servicios de salud mental en las comunidades. Como consecuencia, miles de enfermos mentales malvivían en las calles, bajo los puentes y en los túneles del metro de las ciudades sin un hogar donde protegerse y sin recibir cuidados médicos muy necesarios.4

 Fuente: [ Universidad de Sevilla & Web Luis rojas Marcos]

No hay comentarios:

buscador

Google