1.- Una nueva organización de la escuela con menos burocracia. En las escuelas primarias y preescolares de organización completa se asignarán Subdirectores Académicos y Administrativos que liberen la carga burocrática de los Directores y fortalezcan su liderazgo pedagógico. Las Supervisiones escolares son responsables de coordinar la asistencia técnica a sus escuelas. Para ello, se asignarán dos responsables de Apoyo Técnico Pedagógico y uno de Gestión Administrativa.
Esta acción implica un proceso profundo de reingeniería de los servicios educativos. En el inicio del ciclo escolar 2016-17 se iniciará la implantación de la nueva estructura ocupacional en las escuelas, la primera etapa abarcará a las Escuelas de Tiempo Completo. 

2.- 
Más recursos para las escuelas. Se entregarán recursos financieros directamente a 75 mil escuelas (50 mil del Programa de la Reforma Educativa y 25 mil Escuelas de Tiempo Completo) para fortalecer la autonomía de gestión de las escuelas. También, se entregarán recursos financieros directamente a 10 mil supervisiones escolares para fortalecer la función de acompañamiento técnico de los supervisores.

3.- 
Fortalecimiento de los Consejos Técnicos Escolares. El Consejo Técnico Escolar (CTE) es el órgano mayor de decisión técnico pedagógico de cada escuela. Está integrado por el director de la escuela y la totalidad de los docentes que laboran en ella. Su función básica es diseñar y aplicar alternativas de mejora continua de los resultados educativos. Se destinarán 13 días para que los CTE sesionen. Un periodo previo al inicio de clases para diseñar la Ruta de Mejora de la Escuela y ocho sesiones de seguimiento y revisión de avances a lo largo del ciclo escolar, de acuerdo a las disposiciones de la autoridad educativa.

Las escuelas particulares podrán optar por realizar las sesiones del CTE en contra-turno o sesiones sabatinas. Con el fin de que en las sesiones de CTE participe la plantilla completa de maestros, particularmente en las escuelas secundarias y en las de comunidades alejadas, las sesiones podrán realizarse en el transcurso de la última semana de cada mes, de acuerdo a las disposiciones de la autoridad educativa.


A partir del ciclo escolar 2016-17, las escuelas realizarán sesiones donde intercambien experiencias con otras escuelas con problemáticas semejantes a fin de compartir soluciones y enriquecer el diálogo profesional entre los maestros y directores.
4.- Participación social efectiva. Se impulsarán las acciones de los Consejos Escolares de Participación Social para integrar y asegurar el funcionamiento de los Comités de Contraloría Social, a fin de que contribuyan a la transparencia y rendición de cuentas de los programas del sector educativo (principalmente Escuelas al CIEN, Programa de la Reforma Educativa, Programa de Escuelas de Tiempo Completo, entre otros).

5.- 
Mejor uso del tiempo en la jornada escolar. El objetivo es tener un mejor uso del tiempo y un calendario escolar más flexible que se pueda acomodar a las necesidades de cada región y de cada comunidad escolar. Las primarias en las que directores, maestros y padres de familia -juntos- decidan optar por el calendario de 185 días, contarán con jornadas más largas, pasando de 4.5 a 5 horas. En el caso de primarias de jornada ampliada y de tiempo completo, aquellas que decidan acogerse a un calendario de 185 días, mantendrán el mismo horario pero agregarán un número de horas destinadas a clases adicionales para el reforzamiento de lo que cada alumno necesite.

En los países de la OCDE, el promedio de días de clase es de 185 con 791 horas por ciclo escolar en primarias. En México, tenemos 200 días y 800 horas. En secundaria, el promedio de la OCDE es de 183 días y 907 horas, mientras que en México son 200 días y 1,167 horas –el nivel más alto entre todos los países de referencia. En todos los casos, aquellas escuelas que opten por un calendario de 185 días deberán presentar un plan en el que expliquen cómo piensan aprovechar esta modalidad y este plan deberá ser aprobado por la autoridad educativa estatal.

Por otra parte, en el caso de las escuelas preescolares, incrementarán los horarios de 3 a 4 horas diarias. Para aquellas que se acojan a un calendario de 185 días, incluso podría pasar a 4.5 horas diarias.

6.- 
La escuela de verano. De manera complementaria, buscaremos un mejor aprovechamiento en las vacaciones de verano. Para aquellos padres de familia que así lo deseen, se ofrecerá a los niños, niñas y jóvenes de las escuelas públicas, actividades deportivas, culturales, así como reforzamiento académico. Lanzaremos un programa piloto este mismo verano con la intención de escalarlo a nivel nacional en el ciclo 2017-18.