miércoles, 31 de diciembre de 2014

#manifiesto15 . Evolving learning . Aprendizaje en evolución ...The future ... no tenéis FUTURO ... evohé




Hoy .. debido a nuestra navegación diaria ... y gracias al maestro @doktus ... por cierto , salúos y salú dsde ☆ EZLN ✞ Zeviya CalYflato IndepenDiente
 traemos a este espacio  a #manifiesto15 ... un manifiesto , sobre la educación y el aprendizaje, que se abre a 2015 ... al siglo XXI  ..en una traducción de urgencia vía translate google ;-) .. aunque antes dejaremos dos textiitos , ... la definición de educación de la RAE, q deja claro que quiere la acción y efecto de educar  doctrina q se da, cortesía y urbanidad ... y otro texto de Ivan Illich sobre el apoyo oficial a la escuela .. porque en resumen estamos en la tensión filosófica de siempre reformismo controlado o revolución, .... o una segunda vía es posible? apocalípticos e integrados que diría  ... #porpreguntáNOmas.

El manifiesto comienza en el punto uno con una frase ...  sobre el FUTURO , de Gardner ... ummmm? ... pero frente a algunos que creen en el futuro.... 
"En los años ochenta va a haber cada quince minutos un nuevo futuro".
Andy Warhol

"Solamente aquél que construye el futuro tiene derecho a juzgar el pasado"
Nietzsche
nosotros pensando ... recordamos y nos acercamos a García Calvo en una alocución que "perpetró" durante el "acontecimiento" del 15 M ... en Madrid y el resto de España, o Estado español, como prefieran .. y en el resto del mundo ...

"…ya voy a terminar para que os entretengáis con otras cosas a lo mejor más divertidas que yo. Cuando estoy atreviéndome a recomendaros el desengaño de cualquier forma de poder, y por tanto estoy borrando de la lista algunas de las reivindicaciones que vuestros dirigentes han establecido y divulgado, al mismo tiempo os estoy desengañando de otra cosa, que es el Futuro, el Futuro: éste es el enemigo. Comprendéis bien que al rechazar vuestro levantamiento como intención de encontrar otro régimen mejor, estoy desengañándoos de el futuro [“¿qué propones?”]. El futuro es eso con que os engañan, a los viejos también, pero sobre todo a los más jóvenes, cada día: os dicen “tenéis mucho futuro” o “tenéis que haceros un futuro”, “cada uno tiene que hacerse su futuro” y eso es justamente, aunque no lo digan, una resignación a la muerte, a la muerte futura. El futuro es eso; por tanto, el futuro es el que necesita el Capital; el dinero no es más que crédito, es decir, futuro, fe en el futuro; si no pudiera echar cuentas, ni habría Banca ni habría presupuestos estatales. El futuro es de ellos, es su arma. Por tanto, nunca dejéis que os suene como algo bendito o beneficioso: debe sonaros justamente a muerte, que es lo que es el futuro. Lo que estemos haciendo aquí, lo que estéis haciendo aquí, ello dirá lo que da de sí, pero no tenemos futuro; no tenemos futuro porque eso es propio de las Empresas, de las finanzas y del Capital. ¡No tenéis futuro!: esto es lo que hace falta ser valientes para denunciar. "


Según el Diccionario de la Lengua de la R.A.E.  (Real Academia Española) 

educación.
(Del lat. educatĭo, -ōnis).
1. f. Acción y efecto de educar.
2. f. Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.
3. f. Instrucción por medio de la acción docente.
4. f. Cortesía, urbanidad.

 "1. ¿POR QUÉ DEBEMOS PRIVAR DE APOYO OFICIAL A LA ESCUELA?

Muchos estudiantes, en especial los que son pobres, saben intuitivamente qué hacen por ellos las escuelas. Los adiestran a confundir proceso y sustancia. Una vez que estos dos términos se hacen indistintos, se adopta una nueva lógica: cuanto más tratamiento haya, tanto mejor serán los resultados. Al alumno se le "escolariza" de ese modo para confundir enseñanza con saber, promoción al curso siguiente con educación, diploma con competencia, y fluidez con capacidad para decir algo nuevo. A su imaginación se la "escolariza" para que acepte servicio en vez de valor. Se confunde el tratamiento médico tomándolo por cuidado de la salud, el trabajo social por mejoramiento de la vida comunitaria, la protección policial por tranquilidad, el equilibrio militar por seguridad nacional, la mezquina lucha cotidiana por trabajo productivo. La salud, el saber, la dignidad, la independencia y el quehacer creativo quedan definidos como poco más que el desempeño de las instituciones que afirman servir a estos fines, y su mejoramiento se hace dependiente de la asignación de mayores recursos a la administración de hospitales, escuelas y demás organismos correspondientes."
Ivan illich. La sociedad desescolarizada. Cap 1.



aprendizaje en evolución

01 de enero 2015

Muchos de los documentos más inspiradores están fuertemente asociados con una fecha. La Declaración de Independencia de Estados Unidos fue firmado el 04 de julio 1776; Carta 77 surgió en enero de 1977; Dogma 95 se hace a mano en 1995. Ideas transformar y desarrollar con el tiempo. Este manifiesto representa una instantánea de nuestras ideas, visiones para el futuro, y lo que hemos aprendido hasta la fecha sobre el aprendizaje y la educación. Este texto sirve como punto de referencia para ayudarnos a entender la forma en que hemos hecho hasta ahora, y qué acciones hay que tomar a continuación.

En un mundo consumido por la incertidumbre y un creciente sentido de la obsolescencia de los sistemas de educación, ¿cómo podemos garantizar el éxito de nosotros mismos como individuos, comunidades y el planeta? Tenemos que evolucionar la educación.
Lo que hemos aprendido hasta ahora

     "El futuro ya está aquí - es sólo distribuir no muy uniforme" (William Gibson en Gladstone, 1999). El campo de la educación está muy por detrás de la mayoría de otras industrias en gran parte de nuestra tendencia a mirar hacia atrás, pero no hacia adelante. Enseñamos a la historia de la literatura, por ejemplo, pero no el futuro de la escritura. Enseñamos históricamente importantes conceptos matemáticos, pero no participamos en la creación de nuevas matemáticas necesarias para construir el futuro. Por otra parte, todo lo "revolucionario" que tiene lugar en el aprendizaje ya ha sucedido en diferentes escalas, en partes y piezas, en diferentes lugares. Los impactos totales para nosotros y nuestras organizaciones se dieron cuenta cuando desarrollamos el coraje de aprender de las experiencias de los demás, y aceptar el riesgo y la responsabilidad en la aplicación de una orientación de futuro en nuestra praxis.

     las escuelas 
1.0 no pueden enseñar a  niños 3.0. Tenemos que redefinir y construir una comprensión clara de lo que estamos educando para, por qué lo hacemos y para quién servimos nuestros sistemas educativos. Escolaridad obligatoria Mainstream se basa en un modelo del siglo anticuado, 18a para la creación de los ciudadanos con el potencial de convertirse, obreros productivos leales y burócratas. En la era post-industrial, esto ya no debería ser el objetivo final de la educación. Tenemos que apoyar a los estudiantes a convertirse en innovadores, capaces de aprovechar su propia imaginación y la creatividad para realizar nuevos resultados para la sociedad. Hacemos esto porque los desafíos de hoy no pueden ser resueltos a través del pensamiento antiguo. Y, todos somos co-responsables de la creación de futuros con resultados positivos que benefician a todas las personas en el mundo.

     Los niños también son personas. Todos los estudiantes deben ser tratados y respetados como seres humanos con reconocidos, los derechos humanos y las responsabilidades universales. Esto significa que los estudiantes tienen que tener el activo en las decisiones con respecto a su aprendizaje, incluyendo cómo se ejecutan sus escuelas, cómo y cuando se enteran, y todas las demás áreas de la vida cotidiana. Esta es la inclusión en un sentido real. Los estudiantes deberán beneficiarse de las libertades para perseguir oportunidades educativas y los enfoques de aprendizaje que son apropiados para ellos, siempre y cuando sus decisiones no infrinjan las libertades de los demás a hacer lo mismo (adaptado de EUDEC, 2005).

     La emoción de saltar desde un acantilado con la decisión de hacerlo por sí mismo es un alto que nunca tendrá si alguien te empuja fuera de ella. En otras palabras, el de arriba hacia abajo, el modelo de profesor-alumno del aprendizaje no maximiza el aprendizaje, ya que devora la curiosidad y elimina la motivación intrínseca. Necesitamos abrazar plana, horizontalized y enfoques de aprendizaje, incluyendo el aprendizaje entre iguales y la enseñanza entre pares distribuida, y capacitar a los estudiantes a darse cuenta de la práctica auténtica de estos modos. Los educadores deben crear un espacio para que los estudiantes para determinar si, y cuando, al saltar desde el acantilado. Fracasar es una parte natural de aprendizaje donde siempre podemos intentarlo de nuevo. En un ambiente de aprendizaje plana, el papel del profesor es asegurarse de que el aterrizaje no es trágico. Fracasar es aceptable, pero la creación de fracasos no lo es.

     No valoramos lo que medimos, medir lo que valoramos. En nuestra obsesión por las pruebas, hemos permitido que de alguna manera a la OCDE a convertirse en "el ministerio del mundo de la educación", el a través del régimen de PISA, y el culto de la medición educativa se está extendiendo en todo el mundo. En un nivel nacional de estado a estado, es como si estamos compitiendo para ser el chico más guapo de una familia monótona. Peor aún, nuestras escuelas están produciendo los políticos y líderes políticos que no saben cómo interpretar resultados de las pruebas. Las mejores innovaciones son a menudo asesinados el momento de empezar a preocuparse por la medición. Tenemos que poner fin a las pruebas obligatorias y reinvertir estos recursos en las iniciativas educativas que crean valor auténtico y oportunidades de crecimiento.

     Si la "tecnología" es la respuesta, ¿cuál era la pregunta? Parece que obsesionarse con las nuevas tecnologías mientras que teniendo poco conocimiento de lo que están a favor o en la forma en que pueden afectar el aprendizaje. Las tecnologías son grandes para hacer lo que hemos estado haciendo mejor, pero el uso de las nuevas tecnologías para hacer lo mismo de siempre en el aula es una oportunidad perdida. Tableros negros han sido sustituidos por pizarras y tarjetas inteligentes. Los libros han sido sustituidos por los iPads. Esto es como la construcción de una planta nuclear para alimentar un carro de caballos. Sin embargo, nada ha cambiado, y todavía centrarse enormes recursos en estas herramientas, y desperdiciar nuestras oportunidades para explotar su potencial para transformar lo que aprendemos y cómo lo hacemos. Al recrear las prácticas del pasado con las tecnologías, las escuelas se centran más en la gestión del hardware y el software en lugar de desarrollar mindware de los estudiantes y el uso intencional de estas herramientas.

     Los conocimientos informáticos son invisibles, por lo que deben ser las tecnologías en el aula. Aprendizaje invisible es un reconocimiento de que la mayor parte del aprendizaje que hacemos es "invisible" - es decir, es a través de experiencias informales, no formales y casuales en lugar de a través de instrucción formal (Cobo y Moravec, 2011). Se tiene en cuenta el impacto de los avances tecnológicos para permitir realmente los espacios invisibles a surgir - pero, al igual que los espacios, el uso de las tecnologías es también invisible y fluido. Si el desafío para nuestras escuelas y los gobiernos es crear estudiantes que se destacan en la creatividad y la innovación, y no de los estudiantes que sin pensar memorizar y repetir las viejas ideas, cualquier uso de las tecnologías en el aula debe permitir estas direcciones creativas e innovadoras. Las escuelas no deben utilizar las computadoras para "no trabajar" parámetros alrededor preasignados con resultados prescritos; que deben ser utilizados para ayudar a diseñar y crear productos y resultados de aprendizaje que se extienden más allá de la imaginación del plan de estudios. En lugar de poner la tecnología a la vanguardia y oscureciendo el aprendizaje, hacerlo invisible aún ambiente, lo que permite a los alumnos a descubrir sus propios caminos para el desarrollo de estas herramientas.

     No podemos gestionar el conocimiento. Cuando hablamos de conocimiento y la innovación, con frecuencia mezclar o confundir los conceptos con los datos y la información en su lugar. Con demasiada frecuencia, nos engañamos a nosotros mismos pensando que le damos los niños el conocimiento, cuando sólo estamos probando ellos por la información que pueden repetir. Para que quede claro: Los datos son retazos aquí y allá, de la que se combinan en la información. El conocimiento es acerca de tomar la información y la creación de lo que significa a nivel personal; Innovamos cuando tomamos una acción con lo que sabemos para crear nuevo valor. Entender esta diferencia expone uno de los mayores problemas que enfrenta la gestión escolar y la enseñanza: Aunque somos buenos en la gestión de la información, simplemente no podemos gestionar el conocimiento en las cabezas de los estudiantes sin degradar de nuevo a la información.

     "La red es el aprendizaje" (Siemens, 2007). La pedagogía emergente de este siglo no se planifica cuidadosamente. Más bien, se ha desarrollado de manera fluida. Nuestros recorridos a través de redes son nuestros caminos hacia el aprendizaje, y como la red se expande, también lo hace nuestro aprendizaje. En conectivista enfoques de aprendizaje, nos conectamos nuestros conocimientos individuales juntos para crear nuevos conocimientos. Compartimos nuestras experiencias, y crear nuevo conocimiento (social) como resultado. Hay que centrarse en la capacidad de los individuos para navegar este espacio y hacer las conexiones por sí mismos, descubrir cómo se pueden contextualizar sus conocimientos y talentos únicos para resolver nuevos problemas.

     El futuro pertenece a los empollones, los frikis, los responsables, soñadores, y knowmads. Aunque no todo el mundo o debería convertirse en un empresario, a los que no desarrollan habilidades empresariales están en una gran desventaja. Nuestros sistemas educativos deberían centrarse en el desarrollo de entreprenerds: individuos que aprovechar sus conocimientos especializados a soñar, crear, hacer, explorar, aprender y promover actividades empresariales, culturales o sociales, tomar riesgos y disfrutar del proceso tanto como el resultado final, sin temor a los posibles fallos o errores que el viaje incluye.

     Rompe las reglas, pero entiendo por qué, claramente, en primer lugar. Nuestros sistemas escolares se construyen sobre las culturas de la obediencia, conformidad forzada, y la complacencia. Las creatividades de los estudiantes, el personal y nuestras instituciones son inherentemente embrutecido. Es más fácil que se les diga qué pensar que pensar nosotros mismos. Abiertamente haciendo preguntas, y la construcción de una conciencia metacognitiva de lo que hemos creado y lo que nos gustaría hacer al respecto, puede curar mejor este malestar institucionalizada. Sólo entonces podremos diseñar descansos justificados desde el sistema que desafiar el status quo y tienen el potencial para crear un impacto real.

     Nosotros debemos y podemos construir culturas de la confianza en nuestras escuelas y comunidades. Mientras nuestros sistemas educativos siguen basándose en el miedo, la ansiedad y la desconfianza, los desafíos a todo lo anterior continuarán. En el Minnevate! proyecto (MASA, 2014), los investigadores encontraron que si los educadores son construir una capacidad colectiva para transformar la educación, necesitamos comunidades comprometidas, y también tenemos que colaborar con las comunidades a las que servimos. Esto requiere una nueva teoría de la acción, centrada en la confianza, donde los estudiantes, las escuelas, los gobiernos, las empresas, los padres y las comunidades pueden participar en iniciativas de colaboración para co-crear un nuevo futuro de la educación.


Algunos dicen que estos principios exigen una revolución a realizarse. Otros dicen que necesitamos innovación masiva para que los futuros de educación positiva una realidad. Creemos que necesitamos ambos, o como dice Ronald van den Hoff (2013): "Lo que realmente necesitamos es un innovution!" (Pág 236.). Y, esta es nuestra noble misión: Para innovute no sólo con nuestras ideas, sino también las aplicaciones intencionales de lo que hemos aprendido a través de nuestros esfuerzos individuales y en conjunto, a nivel mundial.


signatarios iniciales
Firmas

Somos: John Moravec, PhD, Educación Futuros (autor principal, EE.UU.); Daniel Cabrera, MD, de la Clínica Mayo (EE.UU.); Cristóbal Cobo, PhD, Fundación Ceibal (Uruguay); Chloe Duff, Comunidad Europea de Educación Democrática (Reino Unido); Maaike Eggermont, Sudbury Gante Escuela (Bélgica); Martine Eyzenga, Diezijnvaardig (Países Bajos); Kristin Gehrmann, Demokratische Schule München (Alemania); Christel Hartkamp-Bakker, PhD, Newschool.nu (Países Bajos); Peter Gray, PhD, Universidad de Boston (EE.UU.); Angela Peñaherrera, Fraschini y Heller (Ecuador); Charles Warcup, Sudbury-Schule Ammersee (Alemania)
Comparte y firmar el manifiesto!

La manera más fácil de mostrar su apoyo a este manifiesto es compartirlo con sus amigos y colegas. En Twitter, por favor, utilice el hashtag # manifesto15.

Traductor de Google para empresas:Google Translator ToolkitTraductor de sitios webtest

Evolving learning

January 1, 2015
Many of the most inspiring documents are strongly associated with a date. The U.S. Declaration of Independence was signed on July 4, 1776; Charter 77 emerged in January 1977; Dogme 95 was crafted in 1995. Ideas transform and develop over time. This manifesto represents a snapshot of our ideas, visions for the future, and what we have learned to date about learning and education. This text serves as a reference point to help us understand how we’ve done so far, and what actions we need to take next.
In a world consumed with uncertainty and a growing sense of the obsolescence of our education systems, how can we ensure the success of ourselves as individuals, our communities, and the planet? We need to evolve education.

What we have learned so far

  1. “The future is already here – it’s just not very evenly distributed” (William Gibson in Gladstone, 1999). The field of education lags considerably behind most other industries largely from our tendency to look backward, but not forward. We teach the history of literature, for example, but not the future of writing. We teach historically important mathematical concepts, but do not engage in creating new maths needed to build the future. Moreover, everything “revolutionary” taking place in learning has already happened at different scales, in bits and pieces, at different places. The full impacts for ourselves and our organizations will be realized when we develop the courage to learn from each others’ experiences, and accept the risk and responsibility in applying a futures orientation in our praxis.
  2. 1.0 schools cannot teach 3.0 kids. We need to redefine and build a clear understanding of what we are educating for, why we do it, and for whom our educational systems serve. Mainstream compulsory schooling is based on an outdated, 18th century model for creating citizens with the potential to become loyal, productive factory workers and bureaucrats. In the post-industrial era, this should no longer be the end goal of education. We need to support learners to become innovators, capable of leveraging their own imagination and creativity to realize new outcomes for society. We do this because today’s challenges cannot be solved through old thinking. And, we are all co-responsible for creating futures with positive outcomes that benefit all people in the world.
  3. Kids are people, too. All students must be treated and respected as human beings with recognized, universal human rights and responsibilities. This means students must have an active say in the choices regarding their learning, including how their schools are run, how and when they learn, and all other areas of everyday life. This is inclusion in a real sense. Students must be afforded liberties to pursue educational opportunities and approaches for learning that are appropriate for them, as long as their decisions do not infringe on the liberties of others to do the same (adapted from EUDEC, 2005).
  4. The thrill of jumping off a cliff by deciding to do so yourself is a high you will never have if someone else pushes you off of it. In other words, the top-down, teacher-student model of learning does not maximize learning as it devours curiosity and eliminates intrinsic motivation. We need to embrace flat, horizontalized, and distributed approaches to learning, including peer learning and peer teaching, and empower students to realize the authentic practice of these modes. Educators must create space to allow students to determine if, and when, to jump off the cliff. Failing is a natural part of learning where we can always try again. In a flat learning environment, the teacher’s role is to make sure the landing is not tragic. Failing is okay, but the creation of failures is not.
  5. Don’t value what we measure, measure what we value. In our obsession over testing, we have somehow allowed the OECD to become the “world’s ministry of education” through the PISA regime, and the cult of educational measurement is spreading throughout the world. At a national, state-to-state level, it is as if we are competing to be the best-looking kid in a humdrum family. Even worse, our schools are producing politicians and policy leaders that do not know how to interpret test scores. The best innovations are often killed the moment we start worrying about measurement. We need to put an end to compulsory testing and reinvest these resources into educational initiatives that create authentic value and opportunities for growth.
  6. If “technology” is the answer, what was the question? We seem to obsess over new technologies while having little understanding of what they’re for or how they can impact learning. Technologies are great for doing what we have been doing better, but using new technologies to do the same old stuff in the classroom is a lost opportunity. Black boards have been replaced by whiteboards and Smart Boards. Books have been replaced by iPads. This is like building a nuclear plant to power a horse cart. Yet, nothing has changed, and we still focus tremendous resources on these tools, and squander our opportunities to exploit their potential to transform what we learn and how we do it. By recreating practices of the past with technologies, schools focus more on managing hardware and software rather than developing students’ mindware and the purposive use of these tools.
  7. Digital skills are invisible, and so should technologies be in the classroom. Invisible learning is a recognition that most of the learning we do is “invisible” – that is, it is through informal, non-formal, and serendipitous experiences rather than through formal instruction (Cobo & Moravec, 2011). It takes into account the impact of technological advances to really enable the invisible spaces to emerge – but, like the spaces, the use of technologies is likewise invisible and fluid. If the challenge for our schools and governments is to create students that stand out in creativity and innovation, and not students that mindlessly memorize and repeat old ideas, any use of technologies in the classroom must enable these creative and innovative directions. Schools should not use computers to “do work” around preassigned parameters with prescribed outcomes; they should be used to help design and create products and learning outcomes that extend beyond the imagination of the curriculum. Rather than putting technology in the forefront and obscuring learning, make it invisible yet ambient, enabling learners to discover their own pathways for development with these tools.
  8. We cannot manage knowledge. When we talk about knowledge and innovation, we frequently commingle or confuse the concepts with data and information instead. Too often, we fool ourselves into thinking that we give kids knowledge, when we are just testing them for what information they can repeat. To be clear: Data are bits and pieces here and there, from which we combine into information. Knowledge is about taking information and creating meaning at a personal level; We innovate when we take action with what we know to create new value. Understanding this difference exposes one of the greatest problems facing school management and teaching: While we are good at managing information, we simply cannot manage the knowledge in students’ heads without degrading it back to information.
  9. “The network is the learning” (Siemens, 2007). The emerging pedagogy of this century isn’t carefully planned. Rather, it’s developed fluidly. Our traversals across networks are our pathways to learning, and as the network expands, so does our learning. In connectivist approaches to learning, we connect our individual knowledges together to create new understandings. We share our experiences, and create new (social) knowledge as a result. We must center on the ability of individuals to navigate this space and make connections on their own, discovering how their unique knowledge and talents can be contextualized to solve new problems.
  10. The future belongs to nerds, geeks, makers, dreamers, and knowmads. While not everybody will or should become an entrepreneur, those who do not develop entrepreneurial skills are at a great disadvantage. Our education systems should focus on the development of entreprenerds: individuals who leverage their specialized knowledge to dream, create, make, explore, learn and promote entrepreneurial, cultural, or social endeavors, taking risks and enjoying the process as much as the final outcome, without fearing the potential failures or mistakes that the journey includes.
  11. Break the rules, but understand why, clearly, first. Our school systems are built on cultures of obedience, enforced compliance, and complacency. The creativities of students, staff, and our institutions are inherently stultified. It is easier to be told what to think than to think ourselves. Openly asking questions, and building a metacognitive awareness of what we have created and what we would like to do about it, can best cure this institutionalized malaise. Only then can we engineer justified breaks from the system that challenge the status quo and have the potential to create real impact.
  12. We must and can build cultures of trust in our schools and communities. As long as our education systems continue to be based on fear, anxiety, and distrust, challenges to all of the above will continue. In the Minnevate! project (MASA, 2014), the researchers found that if educators are to build a collective capacity to transform education, we need engaged communities, and we also need to engage with the communities we serve. This requires a new theory of action, centered on trust, where students, schools, governments, businesses, parents, and communities may engage in collaborative initiatives to co-create new education futures.

Some say these principles require a revolution to be realized. Others say we need massive innovation to make positive education futures a reality. We believe we need both, or as Ronald van den Hoff (2013) says: “What we really need is an innovution!” (p. 236). And, this is our noble quest: To innovute with not only our ideas, but also the purposive applications of what we have learned through our individual efforts, and together, globally.

Initial signatories

Signatures We are: John Moravec, PhD, Education Futures (principal author, USA); Daniel Cabrera, MD, Mayo Clinic (USA); Cristóbal Cobo, PhD, Fundación Ceibal (Uruguay); Chloe Duff, European Democratic Education Community (UK); Maaike Eggermont, Sudbury Ghent School (Belgium); Martine Eyzenga, Diezijnvaardig (Netherlands); Kristin Gehrmann, Demokratische Schule München (Germany); Christel Hartkamp-Bakker, PhD, Newschool.nu (Netherlands); Peter Gray, PhD, Boston College (USA); Angela Peñaherrera, Fraschini&Heller (Ecuador); Charles Warcup, Sudbury-Schule Ammersee (Germany)

Share and sign the manifesto!

The easiest way to show your support for this manifesto is to share it with your friends and colleagues. On Twitter, please use the hashtag #manifesto15.


Terminado el manifiesto, en su versión spanglish imperialism google e imperialismo anglosajona ...  continuamos, pa bingo educativo con García Calvo .. y su alucución anti quincemista? ...o pro quincemista? .. que como comenzamos este post, pone el dedo y la mente en la llaga de la reforma como luego llegaría... otro partido partido, otro partido podrido ... y que el vió desde el principio ...o la destrucción del sistema, un sistema perverso, loco y destructivo ... y no olviden que es una alocución, oral y no del EJÉRCITO de lo ESCRITO ... frente a las culturas populares , a las que tanto se ha intentado liquidar desde el poder, desde los de ARRIBA... de arriba no puede caer NADA bueno nunca, como dice García Calvo ... y otros...se ha encargado de llevar al lugar de siempre ... salva patrias ... desde arriba... desde la "Universidad" el centro de la fe de ARRIBA... no la de la vida ...
Yo puedo contaros más, pero tampoco querría, por ponerme aquí a colaborar a mi manera con este levantamiento, como quiera que lo llaméis, no querría parecer que vengo a dar consejo, pero, a pesar de que no quiero parecer tal cosa, os voy a adelantar un par de ocurrencias que me vienen, ocurrencias negativas sobre todo. Lo primero es no contar para nada con el Estado sea cual sea: ninguna forma de organización estatal. [Aplausos y revuelo.] Es un error que por lo que veo muchos de vosotros percibís sin que haga mucha falta decíroslo. Por tanto, y a consecuencia y a continuación, tampoco se puede utilizar para nada la Democracia, ni el nombre de ‘democracia’. Lo siento, esto ya veo que no despierta tan inmediatos aplausos, pero sin embargo tengo que insistir en ello. Ya comprendo que lo de elegir lemas como “Democracia real ya” puede ser, por parte de quien lo inventara, una táctica, una táctica para no dar demasiado la cara, porque parecería que decir de frente y de inmediato “¡No a cualquier Estado, democrático o no!”, podría sonar mal y esta timidez o modestia puede esplicarlo, pero yo creo que es hora de irse desprendiendo de este engaño. La Democracia es un trampantojo, es un engaño para lo que nos queda de pueblo vivo y de gente; lo era ya desde que se inventó entre los antiguos griegos en Atenas y otros sitios. Es un trampantojo que está fundado sobre todo en esta confusión que el nombre mismo denuncia: demo y kratos. Kratos es poder y Demo se supone que es pueblo, y, sea lo que sea de los avatares de cualquier historia, nunca el pueblo puede tener el poder: el poder está contra el pueblo. [Bravos.]

 
(leer más...) Fuente: [ #manifiesto15 ]

buscador

Google