domingo, 14 de julio de 2013

Infraleves y máquinas soltERAS : Micropolíticas de los grupos. Para una ecología de las prácticas colectivas. #ikaskide13


“Lo posible es un infraleve.
La posibilidad de que varios tubos de colores lleguen a ser un
Seurat es “la explicación” concreta de lo posible como infraleve.
Al implicar lo posible, el llegar a ser, el paso de lo uno a lo otro tiene lugar en lo infraleve.”

Marcel Duchamp, Infraleves (Inframince)1914
“Tuve la intención de hacer no una pintura para los ojos sino una pintura en la que el tubo de colores fuese un medio y no un fin en sí. El hecho de que llamen literaria a esta clase de pintura no me inquieta (…) Hay una gran diferencia entre una pintura que sólo se dirige la retina y un pintura que va más allá de la impresión retiniana –una pintura que se sirve del tubo de colores como de un trampolín para saltar más lejos. Esto es lo que ocurre con los religiosos de Renacimiento. El tubo de colores no les interesaba. Lo que les interesaba era su idea de la divinidad en esta o aquella forma. Sin intentar lo mismo y con otros fines, yo tuve la misma concepción: la pintura pura no me interesa en sí ni como finalidad. Para mi la finalidad es otra, es una combinación o, al menos, un expresión que sólo la materia gris puede producir”
Marcel Duchamp 


Hoy traemos a este espacio, gracias ar jefe @joanbarm ...este libro ... que estamos comenzando a leer  ... y que nos ayudará en algunas cosillas en #ikaskide13  ... se titula Micropolíticas de los grupos. Para una ecología de las prácticas colectivas. de David Vercauteren, Olivier «Mouss» Crabbé y Thierry Müller... que vamos a cruzar con Duchamp ... en su aparato de máquinas solteras ...



P. C. — André Breton dijo que usted era el hombre más inteligente del siglo XX. Para usted, ¿qué es la inteligencia?
M. D. — Precisamente, iba a preguntárselo. La palabra «inteligencia» es la más elástica que conozco. Hay una forma lógica o cartesiana de inteligencia, pero creo que Breton quería referirse a algo distinto. En realidad se planteaba, desde el punto de vista surrealista, una forma más libre del problema; para él la inteligencia es, en cierto modo, la penetración de aquello que es incomprensible o difícil de captar por el hombre medio. En el sentido de ciertas palabras hay como una explosión:valen más de lo que significan en el diccionario.
Breton es un hombre de mi mismo orden, hay una comunidad de visión que compartimos, y por ello creo comprender la idea que tenía de la inteligencia alargada, estirada, extendida, hinchada si usted quiere... 
P. C. — En el sentido en que, usted mismo, ha alargado, hinchado y hecho estallar los límites de la creación según su propia «inteligencia». 
M. D. — Tal vez. Me asusta la palabra «creación». En el sentido social, normal, de la palabra, la creación, es muy gentil pero, en el fondo, no creo en la función creadora del artista. Es un hombre como cualquier otro, eso es todo. Su ocupación consiste en hacer ciertas cosas, pero también el businessman hace ciertas cosas, ¿me entiende? Por el contrario, la palabra «arte» me interesa mucho. Si viene del sánscrito, tal como he oído decir, significa «hacer». Pero todo el mundo hace cosas y los que hacen cosas sobre una tela, con un marco, se llaman artistas. Anteriormente se les aplicaba un nombre que me gusta más: artesanos. Todos somos artesanos, con una vida civil, militar o artística. Cuando Rubens, o cualquier otro, necesitaba el color azul, tenía que pedir tantos gramos a su corporación y se discutía la cuestión para saber si se le podían dar 50, 60 o más.Eran verdaderamente unos artesanos, y eso se ve claramente en los contratos. La palabra «artista» fue inventada cuando el pintor se convirtió en un personaje de la sociedad monárquica, en primer lugar, y posteriormente de la sociedad actual, en la que es un señor. Ese pintor no hace cosaspara alguien sino que es ese alguien quien va a elegir cosas entre la producción del pintor. En contrapartida el artista está mucho menos sujeto a concesiones que antes, durante la monarquía


M. D. — Toda la pintura, empezando por el impresionismo, es anticientífica, incluso Seurat. Me interesaba introducir el aspecto exacto y preciso de la ciencia, lo cual no se había hecho demasiado o, al menos, se hablaba muy poco de ello. No lo hacía por amor a la ciencia, al contrario, lo hacía más bien para desacreditarla, de una forma suave, ligera y sin importancia. Pero la ironía estaba presente.

La presente entrevista de Pierre Cabanne con Marcel Duchamp tuvo lugar en 1966, poco después de la gran exposición M. D. de Londres, Tate Gallery, y apareció en forma de libro en la editorial Pier en 1967.
Pierre Cabanne Conversaciones con Marcel Duchamp

(leer más...)
 Fuente: [ varias ]

buscador

Google