miércoles, 10 de noviembre de 2010

La exigencia de que AUSCHWITZ no se repita es la primera de todas en la educación: Paideia: 32 años de ideario educativo anarquista

La exigencia de que AUSCHWITZ no se repita es la primera de todas en la educación. Hasta tal punto precede a cualquier otra que no creo deber ni poder fundamentarla. No acierto a entender que se le haya dedicado tan poca atención hasta hoy. Fundamentarla tendría algo de monstruoso ante la monstruosidad de lo sucedido. Pero el que se haya tomado tan escasa conciencia de esa exigencia, así como de los interrogantes que plantea, muestra que lo monstruoso no ha penetrado lo bastante en los hombres, síntoma de que la posibilidad de repetición persiste en lo que atañe al estado de conciencia e inconsciencia de estos. Cualquier debate sobre ideales de educación es vano e indiferente en comparación con este: que AUSCHWITZ no se repita. Fue la barbarie, contra la que se dirige toda educación.

La Educación después de AUSCHWITZ.Conferencia en la RADIO HESSE emitida el 18 de abril de 1966. Por Teodoro W. Adorno.

Lo que los acomodados y propietarios quieren con su constante demanda de educación y cultura no es otra cosa que más adquisiciones, más beneficios.

Nietzsche


Hoy y fruto del estupendo encuentro que mantuvimos en #Almensilla10 .. concretamente con @jochimet ... que ha contestado en su blog a una de las preguntas que hicimos...con un largo título: ¿EL SISTEMA EDUCATIVO TIENE QUE ESTAR AL SERVICIO DE LOS OBJETIVOS DE LAS FAMILIAS O, POR EL CONTRARIO, LAS FAMILIAS DEBEN ACOMODARSE A LOS OBJETIVOS DEL SISTEMA EDUCATIVO? y que aunque merece una detallada respuesta... ya hemos comentado de lo lindo en su blog de momento me ha recordado algunas cosas que tenía olvidadas.... (ayer martes 9 de noviembre de 2010 en Sioux, indios y metáforas: La nueva era . Dr. Potachov ... la nueva era del ilérnin ya le indiqué algunos apuntes ... ) pero hoy vamos a pasar de los sioux, los indios, el profesor potachov y las metáforas de Lizcano ... a lo que decía Adorno & Illich:



Con la escolaridad no se fomenta ni el deber ni la justicia porque los educadores insisten en aunar la instrucción y la certificación. El aprendizaje y la asignación de funciones sociales se funden en la escolarización. Y no obstante, aprender significa adquirir una nueva habilidad o entendimiento, mientras la promoción depende de la opinión que otros se hayan formado. El aprender es con frecuencia el resultado de una instrucción, pero el ser elegido para una función o categoría en el mercado del trabajo depende cada vez más sólo del tiempo que se ha asistido a un centro de instrucción."

La sociedad desescolarizada. Ivan Illich






Entre esas cosas olvidadas que @jochimet (y el resto de pañeras y pañeros en nuestro encuentro en #almensilla10 ) ha despertado quiero traer aquí un recuerdo de una escuela de verano en Sevilla de profesores alternativos y una representación de Lorca q presencié allí con pocos años ... a Paideia ..y concretamente un artículo del año 2009 titulado Paideia: 31 años fiel al ideario educativo anarquista en España en el ciudadano.cl por Óscar Chaves. Foto portada: SEDE DE PAIDEIA. La escuela se levanta contra la educación basada en la competitividad. Israel Domínguez

En su web se presentan así:

QUÉ ES Y CÓMO FUNCIONA PAIDEIA, ESCUELA LIBRE


Autogestión de la Escuela

La escuela libre Paideia funciona de forma autogestionaria; es decir, no sigue las costumbres ni formas de la enseñanza oficial, sea estatal o privada, tanto con las criaturas como con el colectivo adulto. Tiene formada una cooperativa y Un colectivo.

En tiempos anteriores la Cooperativa tenía rasgos diferentes del colectivo, en la actualidad las diferencias son muy insignificantes ya que ambos colectivos se han integrado en uno El Colectivo Paideia.

Este colectivo se compone de personas que realizan su trabajo en la escuela a tiempo completo y por otras personas que tienen otros trabajos fuera de la escuela y que cuando lo terminan se incorporan a la dinámica de la escuela que suele ser en la mayoría de sus miembros a partir de mediodía.

Las personas que tienen otro trabajo además de colaborar en la dinámica educativa, ayudan económicamente a la escuela en su constante situación deficitaria.

La responsabilidad es compartida en todos sus aspectos; las decisiones son colectivas y asamblearias y cada persona da según sus posibilidades y recibe según sus necesidades.

La economía de la escuela

Como la aportación económica que hacen padres y madres es la mínima posible y debe cubrir: Transporte escolar, desayuno, comida, merienda , material escolar, desperfectos y desgaste de edificios, la remuneración de las personas que trabajan en la escuela , se hace de la siguiente manera:

Se pagan todos los gastos y lo que sobra se reparte entre las cinco personas que trabajan en la escuela a tiempo completo; teniendo en cuenta que a esta remuneración ayudan las personas de la cooperativa con sus aportaciones mensuales fijas y con otras extraordinarias, según sea la situación y las necesidades que la escuela tiene en cada momento y esta depende mucho del número de alumnado que tengamos. En la actualidad hay 31 personas en primaria y secundaria y 15 en Educación Infantil.

Además de estas aportaciones hay otras: Algún@s. padres-madres entregan una cuota de solidaridad , que supone una cantidad mayor a la estipulada. No es que sean muchas, pero ayudan ,sobre todo ,cuando hay otras personas con dificultades económicas puntuales o permanentes. Porque nadie deja de asistir a la escuela por cuestiones económicas, ya que el Colectivo asume esas situaciones siempre que se presentan.

Algunos colectivos libertarios y ciertas individualidades libertarias o anarquistas, nos ayudan bien con alimentos, bien con material o con ciertas cantidades que alivian un poco nuestro constante déficit.

Otro Colectivo, anexo a la escuela, es el de Mujeres por la Anarquía, el cual está compuesto por todas las mujeres del Colectivo Paideia y algunas otras muy cercanas a él. Este colectivo saca cada cierto tiempo una revista "Igualancia" y una hoja de denuncia "La ortiga libertaria"

Versión en portugués

CÓMO ORGANIZAR UNA ESCUELA LIBRE

ENTREVISTA AL COLECTIVO PAIDEIA (si prefieres bajarte el archivo y leerlo más tarde con tranquilidad pincha aquí con el botón derecho del ratón y "Guardar destino como...")

CARTA DE ANA GUILLEN, alumna de Paideia

CARTA DE MARTA, ex-alumna de Paideia



El artículo comienza así:

La escuela Paideia inicia en Mérida (Badajoz) -Extremadura- un nuevo curso desgarrada por la pérdida de Josefa Martín Luengo, una de sus fundadoras y auténtico pilar del proyecto.

En el marco de la educación en el Estado español, Paideia aparece como una de esas extraordinarias rarezas que, contra todo pronóstico, sobreviven en un medio abruptamente hostil. Con 31 años de vida a sus espaldas, la única escuela libertaria del Estado no ha dejado de crecer en los últimos años. Y lo ha hecho como gusta al colectivo promotor, a un ritmo “sostenible” y sin perder en ningún momento el ideario anarquista que le vio nacer.

Pero los inicios de este curso, en el que ya se han superado las 62 matrículas del año pasado, se dibuja distinto a todos los anteriores. Paideia llora en estos momentos la pérdida, ocurrida el pasado 1 de julio, de uno de sus pilares, la reconocida pedagoga Josefa Martín Luengo. Hablar de Paideia es hacerlo de Martín Luengo, y a la inversa. Sus nombres permanecerán para siempre indisociables. Y es que Pepita, cuya influencia en el movimiento libertario y en la pedagogía de la escuela libre es innegable, dotó al proyecto extremeño de su armazón teórico, una base conceptual labrada en el día a día de la experiencia educativa.

El 12 de septiembre, decenas de amistades, alumnos, profesores y simpatizantes de Paideia le dieron su último adiós en una emotiva jornada de homenaje en el mismo espacio en el que compartió tantos anhelos y alegrías. Josefa Martín Luengo (en la foto), tras el intento, abortado por la Administración franquista, de poner en marcha su Escuela en Libertad en Frenegal de la Sierra (Badajoz), fundó Paideia en enero de 1978. Lo hizo en Mérida junto a otras tres profesionales de la educación: Concha Castaño Casaseca y María Jesús Checa Simó.

En esta primera etapa, que se prolonga hasta 1981, las energías se centraron en formar el grupo educativo, por un lado, y el llamado “colectivo ideológico”, por otro, que trabajaba fuera de la escuela y la mantenía económicamente. Aunque la división entre estos dos grupos fue significativa durante muchos años, actualmente se halla diluida y ambos constituyen el llamado Colectivo Paideia.

En estos momentos, 15 personas adultas, de las cuales seis trabajan como profesores a tiempo completo, componen un espacio que ofrece educación Infantil y Primaria y, en palabras del propio Colectivo, se halla totalmente consolidado y sigue “siendo fiel al proyecto inicial”.

UNA EDUCACIÓN DIFERENTE

Esta “escuela de la anarquía” pone en el centro de su sistema educativo al alumno, cuyo aprendizaje ha de tener una “utilidad social y no competitiva”. “No enseñamos, sino que facilitamos que el niño o la niña aprenda desde sí misma y lo aprendido lo comunique a los demás”, indican sus profesores, antes de añadir: “Nuestro trabajo educativo consiste en adaptar nuestra competencia como adultos a la suya y no en trasmitir una competencia que aún no tienen”. Son los niños y niñas las que, en régimen de igualdad y a través de la asamblea, que se halla en el centro de todo, escogen qué y cómo quieren estudiar.

“La diferencia con las escuelas normales es abismal. Mientras allí te dicen lo que tienes que estudiar y de qué manera, en Paideia se negocia todo. Según los intereses que teníamos, elegíamos las materias y los talleres que tanto nosotros mismos como los profesores nos proponían”, indica a DIAGONAL una ex alumna. Para ello, los profesores fomentan “dinámicas de trabajo colectivo e igualitario, permitiendo el acceso a cuadernos de trabajo, libros y otros materiales impresos y audiovisuales”. En este marco, por tanto, resultan esenciales el “autodidactismo y la autoevaluación”, que se configuran como parte de un método donde el juego, lo lúdico, se utiliza como una constante.

Los educadores aparecen como “informadores y consejeros”, sin el halo de autoridad que les confiere la educación reglada. Y es que precisamente el “combate contra toda autoridad” se configura como uno de los principios de Paideia, que persigue formar individuos libres, plenamente autónomos desde el punto de vista intelectual y socioafectivo. Libres, iguales y responsables, no sólo con la escuela o el grupo de compañeros y profesores, sino con la propia sociedad, cuyas injusticias es necesario combatir.

En este punto, Paideia se aleja de las teorías neutralistas de autores libertarios clásicos como Ricardo Mella (en la foto), que rechazan inculcar al niño cualquier tipo de ideología, incluida la anarquista, y sigue los postulados del catalán Josep Ferrer i Guardia, cuya influencia en la escuela es más que evidente.

“TRANSFORMACIÓN GLOBAL”

“La pedagogía libertaria hay que entenderla unida a todo un movimiento social. Buscamos una transformación global de la sociedad. Para ello debemos cambiar muchos de sus valores a través de la educación, buscando apoyo mutuo, solidaridad, libertad, igualdad ético colectiva, dignidad y responsabilidad, es decir, la dicha y el bienestar del ser humano”, afirma el Colectivo.(leer más...)

Fuente: [ el ciudadano.cl]

buscador

Google