jueves, 25 de febrero de 2010

¿qué deberíamos enseñar? . "El 'e-learning' actual es la misma basura, pero en diferente sitio" Schank. Entrevista en el país


"El verdadero sabio sólo es riguroso consigo mísmo; con los demás es amable."
Plutarco

"Ésta es la última conclusión de la sabiduría: la libertad y la vida se merecen si se las conquista todos los días."

Johann Wolfgang von Goethe




Example of conceptual graph by Schank
(after Gerard Sabah, ARTIFICIAL intelligence and language [3)


Hoy os traemos a nuestra sección e-learning en prensa que teníamos abandonada hace mucho una entrevista a Roger Schank ... publicada en "El País"... que me permito transcribir entera, porque no tiene desperdicio... la entrevista la realiza MERCÈ MOLIST ...
En fin, como decimos en el sur, al pan pan y al vino vino... alzamos una copita de jerez por las palabras de Schank, ... de las que destacaría:

"¿Qué deberíamos enseñar?

R. A vivir, que tiene muchos aspectos, como aprender a ser un abuelo o una madre. Pero la escuela no nos lo enseña. Tampoco a tomar decisiones sobre nuestra vida, aprender valores humanos o decidir qué trabajo nos gustaría.

Mucho tendríamos que hablar de tan jugosa entrevista... corta ....pero como dice otro refrán de la sabiduría popular (de la que deberíamos tomar muy buena cuenta) ... lo bueno si breve... así que para otro posteito #elearning lo dejamos ;-)

Schank: "El 'e-learning' actual es la misma basura, pero en diferente sitio"
Experto en Inteligencia Artifical, profesor en Yale y Standford, aboga por el cambio drástico en la educación cada día" - "Necesitamos conocimiento práctico de por qué suceden las cosas con las que nos enfrentamos ..

MERCÈ MOLIST 25/02/2010

Roger Schank es un experto en Inteligencia Artificial que investigaba cómo educar a los ordenadores y acabó descubriendo que a los humanos nos educan mal. Schank fue profesor de Ciencias de la Computación yu Psicología en la universidad de Yale y, posteriormente, director del Proyecto de Inteligencia Artificial de la misma institutión. En 1989 fue contratado por la universidad de Northwestern para crear el Instituto de Ciencias de la Educación. Ha sido también profesor en Standford y Carnegie Mellon, pero ha tenido que esperar hasta los 64 años para que una institución académica le permitiese poner en práctica sus teorías: la Escuela de Negocios de La Salle presenta en marzo una serie de másters en Internet basados en la revolucionaria visión educativa de Schank.

Pregunta. ¿Qué piensa del actual sistema de enseñanza virtual, el e-learning?

Respuesta. Es la misma basura, pero en un sitio diferente. Las escuelas cogen las nuevas tecnologías y las arruinan. Por ejemplo, cuando salió la televisión todas pusieron una en cada aula, pero la usaban para hacer exactamente lo mismo que antes. Igual ahora con los ordenadores: ¡Oh, sí, tenemos e-learning! ¿Y qué significa? Pues que dan el mismo curso terrible, pero en línea, usando los ordenadores de forma estúpida.

P. En su página web leo: "Sólo hay dos cosas que están mal en el sistema educativo: qué enseñamos y cómo lo enseñamos". ¿Qué deberíamos enseñar?

R. A vivir, que tiene muchos aspectos, como aprender a ser un abuelo o una madre. Pero la escuela no nos lo enseña. Tampoco a tomar decisiones sobre nuestra vida, aprender valores humanos o decidir qué trabajo nos gustaría.

P. ¿Y cómo deberíamos enseñar?

R. La fórmula del profesor que da la clase magistral y los alumnos hacen exámenes no funciona. Deberíamos aprender como cuando éramos pequeños: nuestros padres no nos sentaron en una mesa y nos dijeron que nos iban a enseñar a hablar, que eso era la gramática y lo otro, el vocabulario. No. El niño habla y, cuando se equivoca, sus padres le van corrigiendo. Aprendemos conversando con los niños, usando el lenguaje.

P. Es lo que usted llama "aprender haciendo".

R. Sí: todo lo que puedas aprender está basado en la práctica. Para saber conducir un coche no tienes que estudiar cómo funciona el motor o por qué se mueven las ruedas. Toda la educación debería ser así, práctica.

P. En sus libros explica que es así como aprende la mente humana.

R. Los seres humanos tienen diferentes procesos mentales que funcionan desde que nacemos, como hacer predicciones, decidir objetivos o establecer la causa de las cosas. Si lo haces bien, triunfas en la vida. Pero en la escuela no lo enseñan. Como mucho te enseñarán la relación causa-efecto en física, pero no adaptada a la vida real. Lo que necesitamos es conocimiento práctico de por qué suceden las cosas con las que nos enfrentamos cada día de nuestras vidas.

P. ¿Pero cómo enseñar de forma práctica algo tan importante como filosofía, literatura o historia?

R. Es que no son tan importantes. Lo son para los académicos, que deciden qué debemos aprender. Si una parte de la población quiere, de acuerdo, pero no deberían obligar a todos los estudiantes del mundo a aprenderlo. Y sí, es posible estudiar historia de forma práctica, por ejemplo con una simulación que te lleve a la Revolución Francesa.

P. ¿Cómo pueden los ordenadores ayudar al "aprender haciendo"?

R. Con simulaciones más o menos elaboradas que presenten situaciones reales: tenemos este problema, cómo podría resolverse. Ni tan sólo necesitas un ordenador para esto, aunque lo facilita, ya que te permite trabajar con personas que no están en tu misma habitación. El auténtico cambio es cómo se enseña, no los instrumentos.

P. Los mejores hackers que conozco son autodidactas, ninguno ha aprendido en las universidades sino con sus ordenadores.

R. Exacto, han aprendido haciendo, como ir en bicicleta.

P. ¿Entonces, no necesitamos escuelas?

R. Por supuesto que no y deberían ser eliminadas. Las escuelas están controladas por los gobiernos, que no se preocupan de que salga de ellas gente inteligente. Todo lo contrario: quieren gente simple que no se haga muchas preguntas ni complique las cosas.

P. ¿Cómo llegó a estas conclusiones?

R. Mi campo de estudio es la inteligencia artificial, hacer a los ordenadores inteligentes. En los setenta trabajábamos muy seriamente sobre cómo los ordenadores deberían aprender. En los 80, cuando ya era un experto en educación, mis hijos entraron en la escuela. Y cuando ví lo que hacían allí me llevé las manos a la cabeza. ¡Qué forma más estúpida de aprender!

P. ¿Por qué?

R. Un ejemplo con mi hijo: a los 6 años me llegó una nota de la profesora que decía que no era bueno en matemáticas, cuando yo sabía que a los 4 ya hacía multiplicaciones. Fuí a verla y me explicó que aprendían a hacer cuentas con líneas hechas con rotuladores ¡y que mi hijo no dibujaba bien las líneas!

P. Ahora experimenta con sus nietos. Ha creado videojuegos que les enseñan matemáticas o a leer. ¿Funciona su sistema?

R. Sí. Mi decisión más importante se refiere al mayor, que tiene 8 años. Mi hija dudaba a qué escuela llevarlo. Le propuse montar una con otros padres y hoy son doce chicos en una habitación, con una profesora, que lo único que hacen es lo que les gusta a esa edad: construir trenes, coches, camiones, robots.

P. Es la misma línea que ha seguido para crear los másters de La Salle de Barcelona, haciendo que los alumnos se enfrenten no a teorías sino a situaciones simuladas de la vida real...

R. Va a cambiar el mundo. Es divertido, emocionante, algo muy nuevo. Cuando me lo propusieron pensaba que bromeaban porque hablamos de una universidad, que es parte del sistema, que me contrata para cambiar este sistema.(leer más...)

Fuente: [el pais]

6 comentarios:

daniel999 dijo...

Muy interesante leer diferentes puntos de vista y especialmente cuando son críticos con el sistema establecido. Uno de los principales retos que tenemos es no hacer de las TIC lo mismo pero con una pantalla, como insinúa el titular.
Pero me parece un poco ingenuo cuando defiende que las escuelas no deberían existir. Me suena a conspiranoia cuando dice que los gobiernos quieren gente simple y por eso hacen que se enseñen tonterías en las escuelas.
Me parece que la visión de este hombre sobre la escuela se ha quedado un poco anquilosada, porque el objetivo es comprender, razonar... no estudiar de memoria algo que no entiendes.
Y por supuesto sólo son importantes las materias que a él le parecen.
En fin, que no es la primera vez que lo leo y no me termina de convencer. Me parece que se le da muy bien fabricar titulares y vender sus ideas.

eraser dijo...

no le quepa duda...daniel999 ... lo de fabricar titulares ...lo de conspiranoaia no lo creo ..respecto a la no existencia de escuelas es algo que mucha gente piensa desde diferentes puntos de vista... no me parece ingenuo... y aunque no comparto la forma de planteamiento de Schank, si tengo claro una cosa la escuela como está concebida actualmente ya no responde a las necesidades sociales ... como todo en la vida siempre hay, por suerte, diferentes puntos de vista... si soy ingenuo por creer que hay otros modos, formas y maneras de plantear la educación de nuestros hijos ...quizá lo sea, ... pero lo creo necesario... y desde luego no me gusta la escuela que tengo a mi alrededor, eso se lo confirmo porque con mis dos hijos hablo diariamente de sus días de escuela... y ... dejan mucho que desear para ellos mismos... y para mi...
saludos y salud...
bienvenido a este espacio, y es un placer, como siempre, la disidencia ...

Carlos dijo...

Yo no había oído hablar antes de Roger Schank, pero tampoco me convence mucho en esta breve entrevista. Da la sensación de que ese "aprender haciendo" al que se refiere es un poco simplón: conducir se aprende conduciendo. Vale, de acuerdo, pero luego le preguntan sobre como aprender filosofía o historia y sale con lo de montar una simulación con el ordenador de la Revolución Francesa, o peor, con que sencillamente no es tan importante. Uf, uf... Siempre me pasa lo mismo con estos super-expertos en educación que vienen del mundo de las "ciencias duras como el turrón": se les inviste de autoridad para hablar de todo en las entrevistas con los medios y lo peor es que se lo creen y así nos van cambiando unos dogmas por otros.

eraser dijo...

zemos armas gemelas... totalmente de acuerdooooo ... sobre tó ma llegao al arma... lo de que nos van cambiando unos dogmas por otros...
y el resultado siempre es el mismo ... ganan los de siempre...
saludos y salud...
encantao de tenerle por aquí ... ahhhh!!!! me se orvidaba ... lo de "ciencias duras como el turrón" ...chapeau ... yo es que más que de Schank ...soy de
Kropotkin, Ivan Illich, Feyerabend, Hakim Bey ... y otros ;-)

Aida Ivars dijo...

Hola torito ;)
Me encanta que hayas escrito sobre el tema.



Respecto a lo que dice daniel999, tengo que decir yo misma estuve obligada explícitamente por la jefa de estudios a que mis alumnos se aprendieran las cosas, sin importar que las entendieran, hace poco más de un mes. Anquilosados, estamos por desgracia. No quiero generalizar, todos los centros no son así, pero tampoco quiero dejar de mirar a lo que para muchos, por desgracia, es todavía una realidad.



Con respecto a lo que dice Carlos, es cierto que cada disciplina tiene sus propias idiosincrasias, pero esto no es escusa para no hacer que nuestros alumnos aprendan haciendo o desarrollen su creatividad.


En mi caso, estudiar historia en el colegio fue una verdadera tortura. Y a pesar de que sacaba buenas notas en todo lo demás, no conseguía pasar del aprobado en historia. Cinco años después de acabar el instituto me encontré a mi profesor de historia en un restaurante. Me acerqué y le dije: "Fue usted el primer profesor de historia que me puso buenas notas". Y él me contestó: "Es que antes habías tenido a malos profesores." Sin duda, algo de razón tenía.



En EGB el maestro se limitaba a hacernos leer el libro. Lo más interesante que te podía pasar era que te tocara leer. Y mientras leías tampoco te enterabas de nada. Era un tipo gracioso, de hecho me llevaba bien con él. Pero ahora, con perspectiva, me doy cuenta de que no era muy profesional. Sin embargo, en el instituto todo cambió. Las clases eran muy entretenidas, el profesor nos hacía viajar por el tiempo y además de resúmenes y esquemas, también nos mandaba actividades creativas y divertidas. Por ejemplo, nos hacía dibujar determinadas escenas de la historia, o hacíamos juegos de rol. Era más que leer y subrayar, era crear y participar. En palabras de Schank “aprendíamos haciendo”.



Es una pena que algunos profesores, como mi propia cuñada, piensen que "aprender es duro, no hay más remedio". Fueron palabras una vez me dijo detrás de la frase "Yo no creo en la didáctica".
¿Creer en qué? No se trata de pertenecer a ningún grupo, ni el de ciencias ni el de letras, ni tampoco hay que tener fé en nada. Se trata de lo que enseñemos sirva a nuestros alumnos, les permita entender el mundo en el que vivimos, y para ello es nuestra responsabilidad utilizar técnicas que den los resultados que buscamos. Quedarnos en el autocomplacimiento y en la escusa para justificar los malos resultados de nuestras acciones, sólo sirve para empeorar la situación. Si los profesores no tenemos la mente abierta al cambio no se puede mejorar. Sería estupendo que colaboráramos más entre nosotros, que aprendiéramos unos de otros, que supiéramos trabajar en equipo y que lucháramos por disfrutar de nuestro trabajo. Quizá así sabríamos hacer que nuestros alumnos colaboraran entre sí y se divirtieran en clase. Si no somos parte de la solución, entonces somos parte del problema.



Nos vemos en twitter ;)

eraser dijo...

Aida te debo un comentario largo...al tuyo... pero estoy pensando convertirlo en un post... así q de momento te digo que estoy de acuerdo contigo en lo esencial... pero habría mucho que discutir ...
saludos y salud... desde luego que nos vemos en twitter, y en donde haga falta... y habrá q tomar unas cañitas también ...no?
saludos y salud

buscador

Google