martes, 2 de junio de 2009

Hollywood si que sabe, ¿Obama también?. Javier Martínez Aldanondo, Pep Guardiola y el Barça






"Desde los primeros pasos de su educación el niño debe experimentar el placer del descubrimiento."
Alfred North Whitehead

"Tuve una educación terrible. Asistí a una escuela para maestros con perturbaciones emocionales."
Woody Allen

"En la vida hay que aprender a darle importancia a lo que tiene importancia"
Ana Botella

"La verdad del hombre empieza donde acaba su propia tontería. Pero la tontería del hombre es inagotable."
Antonio Machado

Estoy preparando un artículo para una revista, que une cinematógrafo y e-learning y me está costando dios y horrores reciclarme (después de 8 años pensando en formato blog) para escribir en formato formal, citas, estilo paper, todo muy frío... ( os habéis fijado en la mirada de Bogart ...? directa al ... corazón... de Marilyn Monroe, ... y con la gata Lauren Bacall a su izquierda;-))... y la verdad es que he recibido el newspaper de Aldanondo y me ha hecho reformularme la necesidad que tenemos de seguir escribiendo, de seguir viviendo, de seguir haciendo economía, ....formalmente con estructuras excesivamente viejas, que ya no soportamos ni los que estamos acostumbrados hace años a usarlas...

Entonces, he recordado un texto de Ivan Illich, sobre la viralización de un estado de cosas en la educación, reproducimos esquemas que quizá podrían no ser los más adecuados en todos los ámbitos de nuestras vidas (vean si no las aguas que ha hecho el patrón del éxito y la fordización económica.. Obama ha Nacionalizado la General Motors, ... símbolo de la economía capitalista...? ... eso no era socialismo real... por qué no nos quedamos ya los estados y los pueblos con esas empresas para siempre?):

"En otras palabras, las escuelas son fundamentalmente semejantes en todos los países, sean éstos fascistas, democráticos o socialistas, grandes o pequeños, ricos o pobres. La identidad del sistema escolar nos obliga a reconocer la profunda indentidad en todo el mundo, del mito, del modo de producción y del método de control social, pese a la gran variedad de mitologías en las cuales encuentra expresión el mito.
En vista de esta identidad, es ilusorio pretender que las escuelas son, en algún sentido profundo, unas variables dependientes. Esto significa que el esperar un cambio social o económico concebido convencionalmente, es también una ilusión. Más aún, esta ilusión concede a la escuela -el órgano de reproducción de la sociedad de consumo- una inmunidad casi indiscutida."
Pero, en fin, a lo que íbamos... que siempre nos perdemos en vericuetos .... ;-
aunque como decía Jean-Jacques Rousseau: "En educación más importante que ganar tiempo es, precisamente, perderlo."

Hace mucho que no traíamos a Javier Martínez Aldanondo, Gerente de Gestión del Conocimiento de Catenaria a este espacio, a través de su newsletter... lo hicimos, por ejemplo el jueves 17 de abril de 2008 en Esconder la muerte es esconder la vida: ¿Aprender para divertirse o divertirse para aprender?; o el martes 5 de junio de 2007 en ¿Cuál es el objeto de toda instrucción superior?: Convertir al hombre en una máquina. Cuarto y mitad de e-learning; o el miércoles 13 de diciembre de 2006 en Cuéntame un cuento. Javier Martínez Aldanondo
; o el martes 19 de septiembre de 2006 em [art] Schwarzenegger, tecnología corporal y e-learning en blanco y negro.
Copio entero el correo que he recibido porque en la web de catenaria todavía no está... para aquellos que no estén suscrito al newsletter, ... si el señor Aldanondo cree que no es oportuna su reproducción en este espacio... pues espero me lo diga .... ;-)El artículo se titula Hollywood si que sabe. ¿Obama también?



El viernes 8 de mayo, nada más recibir la confirmación de que la tasa de desempleo alcanza el 8,9%, Barack Obama, flamante presidente de los EEUU manifestó lo siguiente: "En una economía del S.XXI donde la habilidad más importante que puedes vender es tu conocimiento, la educación es la mejor apuesta que podemos hacer, no sólo para nuestro éxito individual sino para el éxito de nuestra nación … De forma que si queremos ayudar a la gente no sólo a levantarse de nuevo sobre sus pies hoy sino a prosperar mañana, necesitamos un nuevo y riguroso enfoque sobre la enseñanza superior y la formación técnica". El texto completo se puede leer aquí http://www.tinyurl.com/reskilling

Da la sensación de que cuando habla el hombre más poderoso de la nación más poderosa de la tierra, hay que poner atención a sus palabras. Obama plantea una afirmación fundamental pero no compartida por mucha gente: No hay ninguna habilidad más importante que aprender. Eso sí, no se pronuncia sobre cómo se aprende dando por hecho que resulta algo evidente, al fin y al cabo miles de instituciones vienen enseñando hace muchos siglos por tanto debe ser un tema resuelto. Pero justamente ahí radica el problema y por esa misma razón conviene arrojar luz sobre este espinoso asunto. Los 2 elementos que mayor impacto tienen en cualquier proceso de aprendizaje no son ni el profesor, ni los contenidos, ni las notas, ni el presupuesto, ni la institución educativa. Esos 2 elementos, que son sistemáticamente ignorados por quienes se dedican a la educación/formación, empiezan por M: Motivación y Memoria.

1. Motivación: ¿Cómo lograr que las personas quieran aprender?
A finales del mes de abril decidí invertir 4 días completos (40 horas) y no poco dinero en el que se considera el mejor curso de guión del mundo impartido por el profesor Robert Mckee y por el que han pasado numerosos ganadores de premios Oscar y Emmy http://www.mckeestorychile.com/indexCS.htm
El curso no era barato e incluía clases el sábado y el domingo así que necesitaba una razón poderosa para estar dispuesto a hacer este sacrificio. Mi razón era evidente: Saber cómo logra el mundo del cine atrapar al espectador, hacerle salir de casa, pagar por sentarse en la oscuridad durante 2 horas, sin moverse, mirando una pantalla y con un nivel de concentración muy superior al que demuestra en su trabajo. Y no sólo eso, cómo logra hacer que el espectador se identifique con los personajes, sufra con la historia, se angustie, se ria, pase miedo, llore, es decir, se emocione y todo eso aun sabiendo que lo que ve es "inventado". ¿Por qué el mundo del aprendizaje no ha logrado algo semejante? ¿Por qué rara vez ofrece experiencias memorables?
Hace mucho tiempo que insisto en que las historias son una de las mejores herramientas para aprender. Por suerte, poco a poco otros empiezan a pensar lo mismo y a finales de marzo hicimos una sesión sobre cómo usar storytelling/narrativas para difundir conocimiento. Las premisas son 2:

a. Para aprender hay que querer aprender y las personas no necesariamente quieren aprender lo que los profesores les queremos enseñar.
b. Si quieres que alguien aprenda algo, no le ofrezcas contenidos para estudiar ni asignaturas con sus respectivos exámenes sino que plantéale un desafío que le interese resolver y crea una historia para contextualizarlo.


El cine es el arte de contar historias así que mi objetivo era entender cómo se diseñan historias que facilitan resolver el primer gran problema que enfrenta la educación: motivar a las personas a que quieran aprender.
Resumir 4 días en unos pocos párrafos es difícil pero estas son algunas de mis principales conclusiones:

Una buena película siempre cuenta una gran historia y desde los griegos (Ilíada/Odisea) los principios son básicamente los mismos: Qué quiere el protagonista, cómo lo va a conseguir, qué se interpone en su camino (qué problemas tiene) y cómo lo sortea y todo eso en 2 horas.

La historia se basa siempre en conflictos que afectan a los personajes. Esos conflictos rompen el equilibrio en que viven los personajes y les impiden obtener lo que desean empujándoles a tomar decisiones y actuar. Y es precisamente ahí donde se muestran de verdad. Al inicio de la historia siempre hay un incidente que desata los acontecimientos y crea confusión y al final la historia se cierra con un climax donde se resuelve el conflicto, positiva o negativamente.

Una buena historia tiene que ser ante todo creíble. Necesita también ser impredecible, tiene que sorprender al espectador no con lo que ya sabe sino con lo que no ha visto antes. Tiene por tanto una cierta dosis de engaño, cuando crees que va a pasar una cosa pasa otra inesperada. Tiene que provocar su curiosidad (la historia plantea preguntas continuamente ¿por qué ha pasado esto? ¿qué pasará a continuación?), generarle tensión e intriga y nunca, nunca, nunca aburrir.

Una historia ante todo es una experiencia emocional. Busca que el espectador se reconozca en el personaje y piense "Quiero que obtenga lo que quiere porque en su lugar yo querría lo mismo". Escribir historias es la profesión más difícil del mundo y los escritores son peligrosos no por las ideas que transmiten sino por las emociones que mueven

Las historias se basan en un placer antropológico poderosísimo: El interés en descubrir un mundo que no conocemos ya que, a fin de cuentas, vivimos una vida pequeña.

El último día del curso, dedicamos varias horas a hacer una "autopsia" de la película Casablanca (Bogart/Bergman) para entender minuto a minuto cada uno de los detalles "invisibles" que pasan desapercibidos para el espectador.

¿Significa esto que es posible aprender viendo una película en el cine o en la televisión? No. El cine está pensado para el entretenimiento y la diversión. La televisión puede proveer contenidos pero no es una herramienta para aprender por razones obvias: Si quieres que alguien aprenda, no puede ser espectador sino protagonista. No puede observar una situación que les pasa a otros desde "fuera", pasivamente, sino que debe estar "dentro" y las cosas le deben pasar a él. Para aprender, como he repetido incansablemente, tienes que hacer, no basta con leer o escuchar. Lo que si es factible y sobre todo deseable es aprender de cómo el cine capta tu atención, logra apasionarte presentándote conflictos ante los que deseas saber cómo se resuelven y cómo terminan. Si algo hay que reconocer a Hollywood es que sus historias, aunque en muchas ocasiones sean banales, saben contarlas muy bien.
Si eres capaz de crear una historia rica y motivante, tienes mucho camino recorrido para diseñar experiencias de aprendizaje en las que sitúes al alumno como protagonista de una historia donde deba alcanzar un objetivo que le importe y donde aprender sea el medio que le permita tener éxito. Y curiosamente eso, en el mundo del aprendizaje, es una innovación sin precedentes.

2. Memoria
Actuar es repetir lo aprendido con anterioridad. Actuar, por tanto, consiste en poner tu conocimiento en práctica. Cualquier cosa que haces ocurre gracias a tu memoria que es capaz de rescatar ese conocimiento cuando lo necesitas. Imaginemos que sabes andar en bicicleta y yo te lo borro del cerebro. ¿Qué ocurriría si te doy una bici? Si te subieses te caerías al suelo, no podrías andar en ella, te quedarías sin ese conocimiento y necesitarías aprenderlo de nuevo. Sin memoria no puedes actuar, no puedes hacer nada. Si hablamos de Memoria, necesitamos distinguir primero que entendemos por aprender y por conocimiento:

Precisamente se acaba de celebrar el 1 de mayo, día del trabajo y todavía resulta normal escuchar frases como "Estoy en el trabajo", "voy camino al trabajo", "cuando salga del trabajo" "me he quedado sin trabajo". Pero no será por mucho tiempo. No, el trabajo no es un lugar. El trabajo eres tú.

a. Aprender es acumular experiencia reutilizable en el futuro.
b. Conocimiento es aquello que te permite tomar decisiones y actuar.
Al hilo de esto hay una conclusión interesante:
El conocimiento para andar en bicicleta necesita ser aprendido y como todo conocimiento, es un "proceso neuronal" imposible de transferir directamente a otra persona. ¿Cómo le transfiero a otra persona mi conocimiento sobre cómo andar en bici, escribir guiones o hablar inglés? Es imposible. Enseñar no es posible, aprender en cambio, si lo es.

A pesar de ello, nuestro sistema educativo cae en el error permanente de confundir memoria con memorizar. Su paradigma consiste en hacer esfuerzos sistemáticos para que los alumnos memoricen enormes cantidades de datos inútiles que les son suministrados mediante asignaturas. La forma de verificar que los alumnos saben es hacer un examen para comprobar si los alumnos recuerdan lo que escucharon al profesor o leyeron en el libro. Esto se llama memorizar y su inutilidad es fácil de demostrar: ¿Cuántos alumnos serían capaces, 1 año después, de aprobar cualquiera de los exámenes que hicieron 1 año antes? ¿Cuántos adultos aprobarían un examen cualquiera de la carrera que estudiaron en la universidad? Prácticamente ninguno, lo hemos olvidado. Sin memoria no hay conocimiento.
Hemos hablado muchas veces que aprender es recordar. Si hoy no eres capaz de hacer una integral, significa que no lo aprendiste por mucho que hace 20 años fueses capaz de responder correctamente en un examen. El cerebro es un almacén de casos y no de datos y si lo que queremos es que las personas tengan "memoria", es decir, aprendan de verdad, tenemos que proveerles múltiples experiencias (en forma de historias) donde hagan tareas, resuelvan problemas, desarrollen actividades, cometan errores… Es decir, que acumulen casos, historias reutilizables en el futuro. La práctica hace maestros.
A pesar de los sistemas educativos, las personas de forma natural se manejan bastante bien en el proceso de aprender. Al fin y al cabo, son inteligentes. Pero, ¿Y las organizaciones? ¿Aprenden? ¿Dónde está el conocimiento de una organización? ¿Y su memoria? ¿Tienen cerebro? ¿Son inteligentes?. En otra columna discutiremos este equívoco asunto.

2009 es año electoral en Chile y demasiada gente (los políticos al frente) aboga por invertir mucho dinero en educación. Mi duda es ¿Para hacer QUÉ? ¿Para hacer más de lo mismo? La civilización ha progresado mucho a lo largo de la historia en prácticamente todas las ramas del saber. Sin embargo, en educación, no se ha inventado nada mejor que lo que proponía Sócrates (y su método basado en las preguntas) o Aristóteles (lo que tenemos que aprender, lo aprendemos haciendo). Resulta desesperante comprobar como sabiéndolo desde hace muchos siglos, estas premisas son absolutamente ignoradas.

En su discurso del 8 de mayo Obama comentó "Si queremos salir de esta recesión mejor de antes, tenemos que asegurarnos que contamos con una fuerza de trabajo mejor entrenada que nunca antes". ¿Sabrá Obama cómo entrenar adecuadamente a esa fuerza de trabajo? Por algunas de las decisiones que ha tomado hasta ahora, me temo que no. Sería conveniente que se fijase en cómo trabajan sus compatriotas en Hollywood.

PD: El miércoles 27 de mayo, en un emocionante partido, el FC Barcelona se proclamó brillante campeón de la Champions League (después de haber ganado el título de liga y de copa, algo inédito en el futbol español). Su entrenador, Josep Guardiola, encargó en secreto la realización de un vídeo 7 minutos para motivar a los jugadores justo antes de que saltasen al campo. ¿Recuerdan lo que hablábamos de las historias? Aquí pueden ver el video que se ha hecho público hoy rodeado de gran expectación. El partido se celebró en Roma y la película escogida para inspirar a sus jugadores fue Gladiator que transcurre en … Roma.

PD2: El domingo 31 Rafael Nadal quedó eliminado por primera vez en Roland Garrós perdiendo la oportunidad de ganar dicho torneo de Grand Slam por quinta vez consecutiva (algo inédito en la historia del torneo). ¿Recuerdan lo que comentamos de la Memoria? ¿Qué será capaz de aprender Nadal de esta derrota?¿Cómo guardará este partido en su cerebro para aprovecharlo en el futuro? Dudo mucho que olvide la historia de este día.


Fuente: [newsletters catenaria]

buscador

Google